Search Health Information


Health Information
Enfermedades y afecciones

Enfermedades del Hígado, Bilis y Páncreas

Procedimientos de diagnóstico hepáticos, biliares o pancreáticos

¿Cómo se diagnostican los trastornos hepáticos, biliares o pancreáticos?

Con el fin de diagnosticar los trastornos hepáticos, biliares y pancreáticos, el médico va a redactar una historia clínica detallada y precisa, teniendo en cuenta los síntomas que tuvo el enfermo y cualquier otra información relevante. También se realiza un examen físico para ayudar a evaluar el problema de manera más completa.

Los siguientes son los procedimientos de diagnóstico más comunes:

  • Colecistografía (también llamada colecistografía oral o radiografía de la vesícula biliar). Es una serie de radiografías que se le toman a la vesícula biliar después de que se ingiere un tinte especial de contraste, que posibilita la detección de cálculos biliares, colescistitis y otras anomalías; aunque este procedimiento es poco común. 

  • Tomografía axial computarizada (TAC). Es una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografía e informática para producir imágenes horizontales o axiales del cuerpo, generalmente llamadas cortes. Una TAC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluso huesos, músculos, grasa y órganos. Las TAC son más detalladas que las radiografías generales.

  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). Es un procedimiento que le permite al médico diagnosticar y tratar problemas en el hígado, la vesícula biliar, las vías biliares y el páncreas. El procedimiento combina el uso de radiografías con el de un endoscopio, que es un tubo flexible y largo dotado de luz. Se introduce el endoscopio a través de la boca y la garganta, y luego por el esófago, el estómago y el duodeno. El médico puede examinar el interior de los órganos y detectar cualquier tipo de anomalía. Luego se pasa un tubo a través del endoscopio y se inyecta un tinte, que va a permitir que los órganos internos se visualicen en la radiografía.

  • Esofagogastroduodenoscopía (también llamada EGD, endoscopía alta o gastroscopía). Es un procedimiento que le permite al médico examinar el interior del esófago, el estómago y el duodeno. Se introduce un tubo largo y flexible dotado de luz, llamado endoscopio, a través de la boca y la garganta, y luego por el esófago, el estómago y el duodeno. El endoscopio le permite al médico observar el interior de esta parte del cuerpo, así como también insertar instrumentos a través del endoscopio para extirpar, de ser necesario, una muestra de tejidos para una biopsia.

Ilustración del un procedimiento de esofagogastroduodenoscopía
Hacer clic sobre la imagen para ampliar

  • Centellografía hepatobiliar. Es una técnica por imágenes del hígado, las vías biliares, la vesícula biliar y la porción superior del intestino delgado.

  • Laparoscopia. Se utiliza un tubo de observación con una lente o cámara (con luz en un extremo), que se inserta a través de una pequeña incisión en el abdomen para examinar el contenido del mismo y extirpar muestras de tejido.

  • Biopsia del hígado. Es un procedimiento en el que se extirpan muestras de tejido del hígado del cuerpo (mediante una punción o una intervención quirúrgica) para examinarlas con un microscopio.

  • Imagen por resonancia magnética (IRM). Es una técnica de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras dentro del cuerpo.

  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM). Es un tipo especial de IRM que emplea ondas de radio e imanes para obtener imágenes de las vías biliares y de los órganos internos.

  • Colangiografía transparietohepática (CTPH). Se hace una punción a través de la piel y dentro del hígado, donde se deposita un tinte (de contraste) y las estructuras de las vías biliares se pueden visualizar por radiografías.

  • Ecografía (también llamada sonografía). Es una técnica de diagnóstico por imágenes, que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, los tejidos y los órganos. Las ecografías se emplean para mirar los órganos internos del abdomen, tales como el hígado, el bazo y los riñones, y para evaluar el flujo sanguíneo a través de los vasos.

  • Radiografías. Es una técnica de diagnóstico que usa rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos internos en una película.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 12/31/2009
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.